divendres, 29 d’abril de 2011

Avui en dia estimem els amics que tenim?

Any darrere any de la meva vida he anat observant com gent molt i molt estima a la feina, en un grup d'amics, en una universitat, etc. Desapareix per mil motius, desplaçament, malaltia, etc. i en una setmana o menys, ningú torna a preguntar per ell o ella. 
Haig de reconèixer que em sorprèn molt, ja que sóc el bitxo raro que quan algú que estimo és desplaçat o cau malalt, el truco, li pregunto com li va, ... en definitiva, que m'agrada saber d'aquesta persona i saber que continua viva i que sàpiga que ha deixat rastre per on ha passat.
A tots en agrada sentir-nos estimats doncs la pregunta és per què la majoria oblidem a aquelles grans persones que han passat per la nostra vida?
I el que encara és pitjor és quan veiem que aquella persona és famosa o que la necessitem perquè es troba en una situació que podria ajudar-nos i, llavors, volem recuperar aquella relació tan maca que va haver-hi un dia i que vam deixar escapar quan es vam separar. És molt lògic que tot hagi quedat en aquell passat.
Llavors, quins són els sentiments que tenim pels nostres grans amics? pels nostres grans companys-amics de feina que en moltes ocasions veiem més que a la família? Què és per nosaltres l'amistat? l'amor? el compartir? l'ajudar?...

dimarts, 26 d’abril de 2011

Aprendre sempre

Durant vint anys he estat mestra d'escoles de persones adultes. He aprés molt, sobretot a respectar. Al llarg de la vida m'he trobat amb alumnes de tota mena, intel·ligents que no havien pogut estudiar en el seu moment i els quals aprenien a gran velocitat i aquells que no havien pogut estudiar i que els anys i la seva intel·ligència tampoc els hi donava per molt. 
La meva feina consistia en buscar estratègies d'aprenentatge, en fer més senzilles les coses més abstractes i complicades, en fer analogies amb la seva realitat propera però mai trobar un riure fàcil del seu desconeixement.
Aquesta Setmana Santa, he conegut un grupet de gent força intel·lectuals que quan se'ls apropa algú que no hi és a la seva altura, fan ironies i riures fàcils dels seus desconeixements o de les seves ignoràncies. Quina pena! Crec que a tothom li agradaria estar a la màxima altura intel·lectualment i si no estan és per molts motius que no entrarem ara al cas. 
Parlant com a persona, ja no com a mestra, la nostra funció és la d'ajudar, no la de burlar-nos, i si això passa és perquè aquella persona que semblava tan instruïda li falta aprendre el més important, aprendre a ser persona.

dilluns, 25 d’abril de 2011

Autors i els seus drets

Vull publicar una carta que circula per internet i que valdria la pena que arribés a tots aquells músics que volen guanyar-se les castanyes sense sortir a treballar, com sortim tots cada dia.
Aquesta carta està escrita per un bioquímic que treballa, i força, per aconseguir avanços científics. 
Val més que llegiu vosaltres mateixos la carta i reflexioneu després una mica la realitat que ens envolta i que encara volem empitjorar i estem empitjorant retallant dia a dia les nostres llibertats.

Carta Abierta a Alejandro Sanz (Lucas Sánchez) 
  
21 Jan. 2011 
Hola, Alejandro: 
Hace muchos días que ando dándole vueltas a la ley Sinde, a los derechos de autor, y leyendo tus desafortunados tweets. Ahora que tengo las tres cosas juntitas, déjame que te comente algunas cosas. 
Soy científico, investigador del Centro Nacional de Biotecnología y actualmente “Visiting Assistant in Research” en la Yale School of Medicine, en New Haven, Conneticcut. Trabajo en el desarrollo de  vacunas para el tercer mundo, centrando mis esfuerzos en la Leishmaniasis, una enfermedad olvidada que mata e incapacita en África, Asia y Sudamérica. Sí, esos mismos sitios para los que, de vez en cuando, puedes montar una parranda benéfica. Y aunque no lo sepas (y muchas personas no lo saben) es esa enfermedad que hace que miles de pobres niños tengan el vientre hinchado y mueran. La misma que hace que sus padres no puedan trabajar. Entre nosotros, ese tipo de enfermedades que hace que el tercer mundo siga siendo tercer mundo. 
Cuando consigo que mi trabajo funcione, tras muchísimas horas de laboratorio exponiéndome a múltiples riesgos para mi salud, intento publicar mis resultados. ¿Sabes lo que pasa cuando lo hago? Que la revista se queda con todos mis derechos de autor. CON TODOS. Si quiero, no sé, poner una figura de mi trabajo en algún otro formato, tengo que pedir permiso. Por mi figura. Por mi trabajo. Y te hablo de figuras en blanco y negro. En color no podemos pagarlas. 
¿Sabes por qué? Porque PAGO POR PUBLICAR. Sí, en serio, lo hacemos. Mi laboratorio tiene que pagar para poder difundir los avances científicos que puedan curar a esos niños o a sus padres en el futuro. PAGO POR PUBLICAR y tengo que pedir permiso por mi figura, por mi trabajo. 
Ahora podrías meter en 140 caracteres que luchar por mis derechos no me impide que tú lo hagas por los tuyos; yo seguiría leyendo. 
Desde que el hombre es hombre, desde que el ser humano es humano, ha demostrado que necesita expresar sus sentimientos. Y de ahí surgió el arte. También, al mismo tiempo, surgieron las preguntas de qué hacía aquí. Los famosos “de dónde vengo, quién soy y a dónde voy”. 
Y es que las dos cosas, ciencia y arte, son humanas, pero no por ello profesiones. 
Mira, no sé, 100 o 200 años atrás. El arte lo hacía el que podía permitírselo. Y la ciencia también. Hasta Darwin descubrió el origen de las especies en un tour por el mundo, en el que vio que los pinzones de unas islas tenían los picos más grandes que otros. La gran revolución científica vino de un viaje de alguien que pudo permitírselo. 
Ahora, industria mediante, los artistas cobran por entretener y los científicos cobran por descubrir cosas. Una maravilla para los que no somos de familias ricas y queremos hacer ciencia o arte. 
Yo me he quejado y mucho de mi falta de derechos. De intentar defender lo que ahora, para mí, es más que un reconocido trabajo. Y también creo cosas. 
La diferencia es que yo con un salario tengo bastante. Y lucho por un salario digno. QUE ME PAGUEN POR MI TRABAJO. No creo que tenga sentido que me paguen tiempo después por mis logros. Te recuerdo que lo que yo quiero es una vacuna para el tercer mundo. Y pagar mis facturas. No quiero ningún rendimiento extra que no me merezco. No quiero derechos de autor, quiero que mis avances sigan derechos a conseguir su objetivo. 
Entiendo que quieras que te paguen por tu trabajo. Y deberías (que lo haces) negociar lo que te paga una discográfica por grabar un nuevo disco. O que defiendas tu caché en los escenarios. Pero cobrar también impuestos sobre los CD´s , discos duros, lo-que-sea que la S.G.A.E quiera inventar para sangrar al ciudadano medio, perdóname muy mucho, pero yo, lo veo excesivo. Intentar lanzar una ley que te permita cobrar más de lo que te toca porque la industria que a ti te trata bien se está muriendo, lo siento, pero no. Limitar las libertades individuales para maximizar vuestro beneficio no es justo. 
¿Sabes por qué tengo un blog de divulgación científica? Para que el mundo vea que la ciencia es importante. Para que posiblemente en el futuro sea una profesión digna. Yo no busco hacerme rico. Yo no quiero recortar libertades. Yo lucho por cambiar la industria que hace que mi actual profesión me obligue a tener otra con la que, juntas, poder pagar las facturas. 
Y por favor, no vuelvas a comparar los derechos a recibir medicamentos de los niños pobres con el derecho a declarar culpable de piratería a diestro y siniestro. Que ya lleváis demasiado tiempo cobrando por ello. Renovaros o morid. Pero no hables de los que de verdad mueren aunque de vez en cuando reciban tu calderilla. 
Atentamente, 
Lucas Sánchez.

Si voleu saber més del treball de Lucas Sánchez us deixo l'enllaç al seu blog des d'on publica i comenta avanços científics.